Publicado por trucosbelleza - 27/12/2008

Hay personas a las que las tragedias les da una fuerza increíble para luchar en búsqueda de una cura, una solución y un remedio que les permita sobrevivir a sus males.

lamer

Tal fue el caso del físico aeroespacial Max Hubber, quien vió con sus propios ojos cómo se le quemaba la piel, desde entonces, no descansó para encontrar algo que le regenerara su piel, hizo unos seis mil experimentos consigo mismo, y buscó por 12 años la cura a sus graves quemaduras, encontrando la respuesta, en las algas.

Las algas que viven en el fondo del mar contienen el ingrediente clave de la crema La Mer. Su creador, Max Hubber, asegura que no son las algas en sí las que generan el milagro de reconstituir la piel, sino el caldo que resulta de procesarlas, fermentándolas en frío durante tres o cuatro meses para extraer los ingredientes que hacen el milagro.

Si bien el proceso potencia los principios activos de la crema, pienso que si éste físico pudo detectar en la tersidad de las manos de los pescadores el origen de un principio activo, nosotros los mortales comunes y silvestres, también podríamos experimentar hacer una crema casera a base de algas marinas, dejándolas reposar en el refrigerador un par de meses, y luego aplicando ese caldo a la tez.

Los resultados de este caldo de algas saltan a la vista desde la primera aplicación, además, las algas reducen medidas, por lo que también pueden utilizarse para hacerse envoltorios reductivos.

La crema es bastante cara, como podrán ver en su web, es por esto que pienso que mejor nos fabricamos nuestra propia crema a base de algas, aprovechando los beneficios de componentes naturales que encontramos fácilmente en cualquier pescadería. Todas las algas sirven, así que, lo que es yo voy a experimentar y después les cuento.

Foto: lamer

Añadir comentario



Versión web